El amargo adiós.

Hoy es un día muy triste para la familia que formamos Argos. Uno de sus miebros, nuestro teclista Miguel Leirado, abandona la formación. Él mismo ha querido ser quien ponga palabras a este adiós, y aquí os las dejamos.

Desde Argos continuaremos dando caña, echándote mucho de menos y deseándote toda la suerte del mundo.

Un abrazo, Miguel!

 

 

En este décimo aniversario de la banda, habiendo firmado con Avispa, tras una mini gira por España,... es decir, en el mejor momento de Argos como grupo de música, mis obligaciones familiares con una inminente paternidad, y las exigencias que la oposición que preparo requiere, me veo en la necesidad de dejar el grupo.

Llevo tiempo meditando esta decisión, y tras hablar con mis compañeros, Dani, Javi, Santa y Marcos, están de acuerdo conmigo en que el que mucho abarca, al final, poco aprieta, y ahora que el grupo requiere la máxima implicación no quiero ser un lastre a la hora de tocar en cualquier sitio cualquier día.

Personalmente es una decisión difícil, ya que a lo tonto llevo un tercio de mi vida dentro, y me costará acostumbrarme a no ensayar, o a ver un concierto desde el público...

Independientemente del tema musical, quiero agradecer a todos los componentes actuales y anteriores el haberme dejado formar parte de este sueño que es Argos, y que, con sus altos y bajos, lleva diez años dando caña. Sé que en todos ellos tengo buenos amigos a los que seguro seguiré viendo.

Me gustaría también agradecer el apoyo incondicional que hemos tenido del público desde el primer día en aquella sala Fax llena hasta arriba con 40 personas sin entradas hasta hoy.

Sin más me gustaría desear la mejor suerte del mundo a Argos, que encuentren a mi sustituto lo antes posible y que lleguen al lugar que se merecen, que seguro que es muy alto.

Besitos para todos!

 

Miguel.