Voy a morir esta noche. 
Mi angustia hoy acabará.
No puedo más Vivir sin ti,
es morir en soledad. 

Siempre viviendo en un sueño,
Qué duro es despertar. 

¿De qué me sirve alas tener,
si contigo no puedo volar? 

Hoy, al fin, comprendí
que mi sangre correrá.
Hoy me he entregado a la muerte. 
Entre rejas me llevarán.

Estribillo:
Mi condena fue vivir 
sin sentirte al despertar. 
El pasado me golpea 
y no me puedo levantar. 
Es inútil esperar 
otro día más.
Si mañana mi verdugo 
tu recuerdo apagará.

Quiero llevarme al infierno 
o al cielo, ya me da igual, 
la esperanza de que, algún día, 
me perdonarás.

Tantos años perdidos. 
No puedo volver atrás.
La ley no quiso darme 
otra oportunidad. 

Ellos creen que mi muerte 
la culpa borrará.
Fin de la partida. 
Ahogado en mi soledad. 

Estribillo.

Después de todo lo escrito, 
hoy, rendido, buscaré
un final efímero, 
cómplice del ayer. 

Hoy mis ojos se cerrarán.
La luz se apagará.
Al otro lado te esperaré,
condenado a no volver.