¿Por qué mi mente no logró cerrar? 
Ya no quiero verlo más.
Todo a mi alrededor es polvo. 
El día en que mi vida se paró, 
No me deja oir tu voz. 

Y esa imagen graba en mi reposo. 
Sólo quiero que mi alma descanse de una vez. 
Que aquel día duerma eterno en mi recuerdo, y saber 
por qué fuiste pasajero de un destino tan cruel. 

¿Quién me va a explicar por qué 
tu viaje terminó aquel día en aquel tren? 
Y ahora no encuentro la forma de vivir sin ver 
que tu alma quedo atada por el odio en un andén 

Ha pasado tiempo ya, 
pero vuelve a despertar. 
El momento siempre está presente. 
Quiero encontrar la explicación 
que justifique este dolor. 

¿Quién nos trajo aquel infierno? 
Sólo quiero escuchar tu voz una vez más,
y el vacío de mi vida tu palabra llenará,
y volver a soñar con despertar. 

Estribillo.

No volváis nunca a pensar 
que la muerte curará 
los rencores y, quizá
el dolor se acabará.

En las vías de la vida 
aquel tren se ha detenido. 
Fuiste víctima inocente 
de la muerte sin sentido.